martes, 2 de abril de 2013

A veces pasa que hace más frío de la cuenta y quieres que alguien haga que se te rompan las costillas de abrazarte y fundirse en tu pelo.
A veces sucede que hace sol aliñado con un poco de alegría y quieres que alguien te saque de paseo de la mano por la primavera que va naciendo, y te sonría y haya más luz en sus ojos que en este cielo azul que parece que promete sueños, aunque sólo promete el cambio de estación.
No love, no glory, no hero in her sky.
A veces pasa, que hace tanto que no te llevan de la mano que quieres que te roben el corazón. Y todos tenemos derecho a noches a oscuras, pero no siempre se terminan por iluminar con certezas. Eso es lo malo de estar enamorado, eso es lo que más se echa en falta: La certeza. Decir: Me la juego por ti. Y no lo dudo ni un sólo segundo.
A veces quieres que te quieran, pero sólo dejas que te abracen, como ha sido siempre, como será siempre.
Que sí, que sería muy fácil dejarse llevar un poco y fingir que eres de cualquiera, porque al final, de esta manera, siempre acabas siendo de alguien. Porque a veces quiero ser tuya. Seas quien seas.
Porque qué bonito es ser de alguien.
No por ser suya, porque las personas no se pertenecen. Por ti mismo. Por decir: Salto al vacío. No creo en nada, pero en ti…en ti es imposible no creer. Creo en ti como ni si quiera creo en mi misma.
Pero tú no eres de nadie. And life goes easy on me, most of the time.

2 comentarios:

  1. Aunque creas en alguien siempre te asaltan las dudas. Es ahí cuando todo empieza a morir.

    ResponderEliminar